Inicio Opinión A los 100 días del gobierno de Luis Abinader, el cambio sigue...

A los 100 días del gobierno de Luis Abinader, el cambio sigue siendo una quimera

0

Por Raúl Montero

Se acercan los primeros 100 días de gobierno del presidente constitucional Luis Rodolfo Abinader Corona, los famosos 100 días, que se le da de tregua a los nuevos gobiernos, para que puedan sentar las bases de su gestión al frente del estado. En ese período de los 100 días, la oposición permite que las nuevas autoridades lleven a cabo sus acciones sin interferir o criticar las decisiones que estos tomen, la oposición con sentido de estado apoya y aúna esfuerzos para que la nueva administración dirija el país por sendero de prosperidad y bienestar. La oposición ha cumplido su responsabilidad de permitir al presidente Abinader llevar acabo sus políticas.

Esa tradición de los primeros 100 días, comenzó en marzo de 1933, cuando Franklin Delano Roosevelt asume la presidencia de Estados Unidos, en medio de la gran depresión. Transcurrido ese período de los primeros 100 días, el presidente debe explicarle a la población lo que ha hecho y que ha logrado con sus decisiones.

Una vez que Luis Abinader se dirija a la nación, si es que lo hace, (porque se ha dirigido al país al cumplir 90 días), entonces, le tocará a la ciudadanía evaluar el desempeño del gobierno y según encuestas que se han publicado sobre el desempeño de las nuevas autoridades, un 40% dice que el gobierno no ha cumplido sus promesas y un 36% opina que el gobierno es malo. Si sumamos los dos porcentajes, estamos hablando de un 76% que no está satisfecho con el nuevo gobierno.

La población percibe que, hasta el momento, sólo ha habido un cambio de políticos y no de políticas. La gestión de la pandemia sigue siendo más o menos la misma, los productos de la canasta básica se han encarecido, por ejemplo, el precio de un plátano oscila entre los 40 y 75 pesos la unidad. Los apagones se han incrementado, los casos de corrupción han aflorado antes de los 100 días, la nueva justicia es una pantomima, porque la procuradora no puede acusar a los implicados en uno de los mayores casos de corrupción, porque ella ordenó archivar el expediente cuando le tocó juzgar el caso. Sigue el tráfico de influencias. En los principales cargos públicos se han designado clanes familiares, como en los últimos años. El endeudamiento externo, que tanto criticó el PRM en la oposición, sigue en aumento. El transfuguismo político se sigue premiando, en definitiva, el gobierno no ha llenado las expectativas de cambio que prometió.

La gente anhela un cambio en el país, pero en el subconsciente, la población sabe que este gobierno no representa ese el cambio real al que aspira, esto significa, que se votó por Luis Abinader, no por que fuera el mejor candidato, sino, porque era jefe de la oposición. Cuando se llega al poder sin propuestas claras y sin un equipo de hombres y mujeres preparados con formación de estado no por que lo diga yo, sino, que son palabras del presidente del PRM, quien manifestó que la militancia de ese partido no está formada, la pregunta es, ¿a dónde se encamina este gobierno?

Da la impresión de que este será un gobierno de transición y que la población seguirá buscando un cambio real, un cambio que llegue para quedarse y que podamos decir por fin, primero la gente, donde prime el interés general, antes que el particular.

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here