Inicio Opinión Cuerpo Diplomático en Europa ante una Nueva Crisis que Atenta contra la...

Cuerpo Diplomático en Europa ante una Nueva Crisis que Atenta contra la Promoción de la “Marca País” República Dominicana.

0

El cuerpo diplomático y consular dominicano constituye un elemento primordial en la promoción de la “Marca País”

Por Nora Reyes

El periódico vespertino El Nacional, en fecha 29 julio de 2020 resaltó que “el Gobierno que encabezaría el presidente Abinader tras su toma de posesión en agosto del mismo año ya tenía elaborado su plan diplomático para los próximos cuatro años de gobierno; así como la revisión de salarios y cargos en el cuerpo diplomático. Para esta ejecutoria el gobierno designó como canciller al Lic. Roberto Álvarez”.

De su parte, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana (MIREX), Lic. Roberto Álvarez, explicó al mismo medio de comunicación que los funcionarios que se encuentran en la lista de elegibles de la carrera diplomática, serían designados respetando los concursos realizados. Con esto, se pretende rescatar, redefinir y profesionalizar toda la estructura diplomática y consular del país. De igual manera, señalaron que no tendrían lugar despidos masivos dentro del cuerpo diplomático y que los funcionarios que estuvieran acogidos a lo establecido por el Ministerio de Administración Pública (MAP) serían evaluados sus casos conforme a la disposición de la Ley Núm. 142-2020.

En conversaciones telefónicas con funcionarios del cuerpo diplomático en Europa, específicamente Zürich, Marsella, Sevilla, Valencia y Tenerife; hemos podido constatar que la realidad es bien distinta y que han sido despedidos en un 90% el personal que conforman dicho cuerpo: cónsules, vicecónsules, personal administrativo, consejeros y agregados de comercio, turismo, cultura o seguridad; entre otros.

Estos despidos se han realizado sin tomar en consideración que la mayoría de destituciones son a funcionarios que cumplen con los requisitos establecidos por el MAP; personal con más de 10 años en funciones, todos formados en la carrera diplomática. El estado dominicano ha hecho una gran inversión en capacitar al cuerpo diplomático. A la fecha, el personal cesado, así como el personal mínimo con que ha quedado la sede, no han podido cobrar sus salarios atrasados ni el correspondiente al mes de octubre, situación que además de exponerles por no poder cumplir con los compromisos adquiridos por encontrarse fuera de su país, también coloca a la República Dominicana representada por cada uno de los funcionarios ya que han sido la cara del país.

Ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana (MIREX), Lic. Roberto Álvarez

¿Qué pasa con todos esos funcionarios que tienen toda una vida dedicada al servicio exterior, que han trasladado a su familia, que sus hijos están inscritos en colegios y que ahora sin trabajo, sin prestaciones laborales, y con una deuda de varios salarios en atraso; no pueden hacer frente a sus compromisos económicos? Cuál es el futuro para esos dominicanos que aún no pertenezcan a las filas de un partido siguen siendo dominicanos cuando el país ha elegido un presidente que gobierne para todos. Estos diplomáticos no pueden costear 5 pasajes aéreos desde Madrid hacia la República Dominicana y menos en medio de una crisis sanitaria como la de la Covid19. Debemos recordar que en cada una de esas personas está impresa la bandera tricolor, porque el país les designó como sus representantes en el exterior y, sin considerar si lo han hecho bien o mal, fueron calificados para un cargo.

La mayoría de las misiones diplomáticas están atravesando la crisis sanitaria con menos de un cuarto de sus plantillas, quedando apenas una o dos personas al frente de los servicios mínimos, afectando así a los sufridos ciudadanos dominicanos que se ven imposibilitados de realizar sus gestiones por tener que tratar con un personal que, en la mayoría de los casos, desconoce el funcionamiento de dichos servicios. Dominicanos que se han trasladado a un consulado para requerir la renovación de su libreta de pasaporte a los que les han dicho que debe regresar en enero 2021 que será cuando se incorporen las nuevas autoridades ¿Que pasará con tantos dominicanos necesitados de servicios tanto de su embajada como de sus consulados, que no pueden contactar con nadie, no tienen respuestas y ni siquiera saben cuándo la tendrán?

Ante la declaración de estado de alarma que la Unión Europea ha dispuesto -sobre todo en el caso específico de España-  decenas de funcionarios que en esos momentos estaban destinados en alguna embajada o consulado y que posteriormente se han visto sin trabajo, con hijos escolarizados y sin poder  salir del Espacio Schengen, les ha generado una enorme angustia, incertidumbre y confían en que las autoridades competentes consideren cada uno de los casos lo antes posible. La pandemia y la consiguiente orden de confinamiento y de cierre de los aeropuertos obligó a todos ellos a sufrir el ‘castigo’ de permanecer en un país que no es el suyo y, además, sin trabajo.

Fuentes diplomáticas aseguran que más de 200 funcionarios de diferentes cuerpos diplomáticos y consulares son víctimas de esta coyuntura y se han tenido que quedar en sus casas porque no salen aviones y por estar cerrados los accesos entre las provincias.  A pesar de que el Mirex asegura que han tratado que algunos vuelvan a sus destinos en vuelos de tipo especial, la mayoría han tenido que quedarse por no contar con los recursos para su traslado con todo lo que esto implica, y enfrentados al complicado panorama de no poder retirar sus hijos del año escolar que han iniciado en el mes de septiembre 2020. Por lo que la realidad es que están “atrapados sin salida” en la Unión Europea.

Tanto el gobierno dominicano, como el Ministerio de Relaciones Exteriores (Mirex), deben aunar sus esfuerzos a fin de que estos dominicanos, puedan tener garantizados sus salarios devengados y aún no pagados, su liquidación y la dotación para el retorno a su amada patria: “La República Dominicana”. Es una llamada a la solidaridad y a la justicia. Son compatriotas que se encuentran fuera de su añorado país, solos, sin empleo, con una familia, en el medio de una terrible pandemia de la que se desconoce su duración y con la Navidad llamando a la puerta.  Eso sin contar que para la gran mayoría de estos cargos diplomáticos y consulares los ingresos salariales no les alcanzan para poder ahorrar, por encontrarse en Europa donde el costo de la vida es muy elevado.

El gobierno dominicano está en su pleno derecho de revisar, evaluar y contratar el personal diplomático que considere que representará adecuadamente al país en “playas extranjeras”, pero no es menos cierto que está ineludiblemente obligado a representar y proteger a los salientes en su calidad de dominicanos de ultramar para que puedan retornar a casa como diplomáticos que han representado a la República Dominicana por muchos años.  No se trata de un tema político. Se trata de un tema país.