Inicio Cultura CUMBRE EUROPEA: Holanda y sus aliados se mueven y aceptan 350.000 millones...

CUMBRE EUROPEA: Holanda y sus aliados se mueven y aceptan 350.000 millones de ayudas directas

0
Cumbre europea

No hay acuerdo porque la mayoría fija el límite en 400.000

Tercer día de cumbre y, cuánto más se alarga la reunión, más aumentan los recortes y se endurecen las condiciones. Todo ello, sin que haya garantías de que se consiga finalmente el acuerdo. En la ya famosa terraza del edificio Europa de Bruselas, Charles Michel ha multiplicado las reuniones en todos los formatos posibles, desde las bilaterales a las que concentran a los grupos con más protagonismo, sean los frugales o los demandantes de ayuda, y habitualmente, acompañado de los dos grandes, Alemania y Francia.

Michel presentó un compromiso basado en cinco puntos: 400 mil millones de ayudas directas, el “freno de emergencia” para la condicionalidad de los fondos, aumento de los cheques para los contribuyentes netos y una compensación en agricultura para Austria, un criterio de reparto en dos fases y la condicionalidad sobre el respeto al estado de derecho. Lo presentó a todas las delegaciones y los frugales rechazaron el montante de los 400 mil millones y pidieron un aumento de sus retornos en forma de cheques.

Fue a partir de aquí cuando Finlandia tomó la iniciativa y planteó una propuesta que asumieron los 4 frugales, Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca. Ayudas por valor de 350 mil millones, y un aumento importante de los cheques de retorno para disminuir su contribución neta al presupuesto.


Lagarde pide un acuerdo ambicioso aunque lleve más tiempo


Por primera vez, los frugales se han movido. Sin embargo, el resto de países considera este recorte excesivo y además, que lo quieran compensar aumentado sus cheques no lo ven aceptable. Tanto Alemania, Francia, como España e Italia han fijado su límite en 400 mil millones. Consideran que los 350 mil supondrían fuertes recortes en el pacto verde y la digitalización, y además, indican que Holanda, Dinamarca, Austria y Suecia ya obtienen cantidades importantes de retorno de sus contribuciones en forma de cheques. Ahora mismo, es en estos márgenes donde está la negociación, y no está fácil. La mayoría de países consideran que los 400 mil millones supone ya una reducción del 20% sobre la propuesta inicial, y que ir más allá pondría en cuestión la eficacia del plan de recuperación.

Fuentes de Moncloa indican que Pedro Sánchez “sigue defendiendo una propuesta ambiciosa y que permita una gobernanza ágil y eficiente que permita la absorción de los fondos”, pero no mencionan montantes precisos.

Mientras los jefes de gobierno discutían en Bruselas, desde Frankfurt ha llegado un mensaje significativo de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, afirmando que es mejor un acuerdo ambicioso que no uno rápido a cualquier precio. “Idealmente, el acuerdo de los líderes debería ser ambicioso en los términos de tamaño y composición del paquete, de acuerdo en general con las líneas propuestas por la Comisión Europea…desde mi perspectiva, es mejor acordar una iniciativa ambiciosa siguiendo estas líneas, incluso si lleva algo más de tiempo. Espero que los jefes de gobierno acuerdo en algo que sea ambicioso más que rápido”

Al empezar este domingo, Merkel y Macron ya han avisado de que el acuerdo no está asegurado, que se puede fracasar en este intento por acordar el plan de recuperación y los presupuestos para los próximos siete años.

“Aún no sé si se puede encontrar una solución. Haré lo posible, pero es posible que no consigamos resultados hoy”, ha dicho Angela Merkel. “El compromiso no se hará al precio de la ambición europea”, ha advertido Emmanuel Macron. Son los dos grandes inspiradores y padrinos de la propuesta presentada por Charles Michel y los dos se están moviendo mucho, pero de momento, sin éxito, para allanar las resistencias de los frugales. Esta cumbre de tres días está poniendo en evidencia los límites de la influencia de los dos grandes. Han tomado una postura clara y activa desde el principio, que se suma a la de una mayoría de países, pero no consiguen reconducir la resistencia de Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca. Los pequeños estados ricos del norte están muy movilizados para defender sus reivindicaciones.


Tanto Alemania, Francia, España e Italia han fijado su límite en 400 mil millones


“Los frugales se obstinan”, indican fuentes diplomáticas. Ayer por la noche, Macron y Merkel abandonaron una reunión a causa de la actitud de Rutte. El propio primer ministro holandés reconoció que “se marcharon molestos” de uno de sus encuentros, pero Rutte sigue firme. Ha conseguido que se endurezcan las condiciones para acceder a los planes de ayudas, con la propuesta de crear un “freno de emergencia”, que permite a cualquier país de recurrir a los ministros de Economía o a los propios jefes de gobierno si considera que un estado no está aplicando reformas adecuadas a cambio de las ayudas europeas. No es la unanimidad reclamada por Rutte, pero sí un mecanismo para elevar la discusión a nivel político, y con ello, exposición pública de las quejas y posibles retrasos incluidos.

Por su parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Rutte, ha afirmado que los frugales están en clara minoría. “Por un lado, están la gran mayoría de países, incluidos los grandes, que defienden el proyecto europeo. Y por otro, unos pocos, los llamados frugales”.

Otro punto adicional, que también complica la cumbre es la condicionalidad de las ayudas al respeto del estado de derecho. Si se acaba incluyendo, sería una novedad, no existe en los actuales presupuestos, pero cuenta con la oposición abierta de Hungría y Polonia, los dos países que más acusaciones de violaciones de los derechos europeos acumulan. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha amenazado claramente con su veto si se introduce esta relación entre ayudas y estado de derecho. Orbán ha criticado abiertamente a Mark Rutte, un defensor de esta condicionalidad. “No sé cuál es la razón personal para que el primer ministro holandés me odié a mí o a Hungría, pero está atacando tan duramente. No me gusta dar culpas, pero el holandés es el auténtico responsable de todo este lío”, ha dicho Orbán.

.