Inicio Portada Ecologistas marchan contra construcción de tren bala en Reino Unido

Ecologistas marchan contra construcción de tren bala en Reino Unido

0

Londres, (PL) El grupo británico Extinction Rebellion retomó hoy su activismo ecologista después de meses sin salir a las calles por la pandemia, con una protesta contra la construcción de un tren de alta velocidad en Inglaterra.
Los miembros de la organización que en ocasiones anteriores paralizó Londres y otras ciudades del Reino Unido con manifestaciones multitudinarias contra el cambio climático, inició este sábado una marcha desde Birmingham hasta esta capital, junto a otros grupos ambientalistas locales.
El objetivo de los manifestantes es caminar durante siete días por la misma ruta de casi 200 kilómetros por la que pasaría el HS2, como se le denomina al proyecto del tren de alta velocidad, y que según estimados, tiene un costo de 200 mil millones de libras esterlinas (unos 247 mil millones de dólares).
Durante el recorrido por el «Sendero Rebelde», los activistas se reunirán con los pobladores para explicarles el daño que provocará la construcción del tren de alta velocidad sobre el ecosistema y la vida salvaje en esa región de la campiña inglesa.
Estamos marchando porque ya estamos hartos, aseguró a la prensa local Mattew Bishop, de la campaña Save Cubbington Woods, que exige protección para los bosques de la zona de Warwickshire.
De acuerdo con el ambientalista, la gente está cansada de que el gobierno le oculte la verdad sobre el proyecto ferroviario.
Elizabeth Cairns, de Extinction Rebellion y cofundadora de la campaña Stop HS2 en Chilterns, recalcó, por su parte, que el gobierno no le preguntó a la población si quería el ferrocarril.
La activista advirtió que el proyecto no solo afectará a las comunidades por donde pasaría, sino que contribuirá a agudizar la crisis climática global y los contribuyentes serán los que tendrán que pagar por esa destrucción.
El 11 de febrero pasado, el primer ministro conservador del Reino Unido,  Boris Johnson, dio luz verde a la construcción del HS2, pese a las críticas por su alto costo y los daños medioambientales que causaría.
Según dijo entonces el gobernante ante el Parlamento, el proyecto, cuya conclusión está prevista para 2035, se convertirá en la espina dorsal de la red nacional de transporte, pues acercará aún más a las grandes ciudades, aumentará la productividad y emparejará las oportunidades para todo el país.