Inicio Opinión El Congreso Juan Bosch de la Fuerza del Pueblo

El Congreso Juan Bosch de la Fuerza del Pueblo

0

Por Julio Guzmán Acosta

Con gran despliegue la Fuerza del Pueblo, el partido que encabeza Leonel Fernández, inicio su primer congreso Juan Bosch al que han asistido miles de ciudadanos en medio de la crisis sanitaria de la Covid-19.

Ese evento ha sido precedido por la renuncia de cientos de militantes y dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que han pasado a formar parte del antiguo Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD), hoy Fuerza del Pueblo.

A propósito del referido evento, es oportuno recordar, que Leonel Fernández, ha sido el dirigente político dominicano, que en los últimos 30 años, mas daño le ha ocasionado al país, transformando al Partido de la Liberación Dominicana en una maquinaria mafiosa y convirtiendo a su cúpula dirigente en una corporación, que se ha adueñado de miles de millones de pesos por medio de la corrupción, el soborno, la apropiación indebida y la venta fraudulenta de bienes y propiedades del estado dominicano.

Por todo lo antes señalado, ese evento, no puede concluir en nada positivo para el país y, muy al contrario, será la prolongación de la forma y manera de hacer política de Leonel Fernández y quienes le siguen.

Ellos son responsables de los escándalos de corrupción mas grandes, que se han producido en la República Dominicana en los gobiernos del PLD, del cual Leonel Fernández era su presidente y el dirigente, que guiaba esa organización con un control absoluto en las tomas de decisiones.

Su partido, el que fundó Juan Bosch, convirtió las instituciones del Estado en comités del partido morado y la Constitución y las Leyes, en instrumentos inservibles, que no respetaban, ni aplicaban.

Todos los poderes del Estado lo transformaron para ponerlo al servicio de la corrupción y la impunidad. La justicia daba legalidad al latrocinio y legitimaba sus desafueros.

El país y sus fuerzas progresistas no pueden permitir, que ese personaje, tan perverso y desacreditado que es Leonel Fernández, se presente, como el salvador de la patria.

El y, quienes le han acompañado en su aventura corrupta, deben pagar ante la justicia y devolver todo lo que le han robado al país. No puede haber medias tintas para con él y para quienes quieren reivindicarle.

Por eso no entiendo la posición, que viene asumiendo Luis Abinader y el Partido Revolucionario Moderno (PRM), que le esta sirviendo de paraguas para su limpieza de imagen y dando cada día más poder en las instituciones del Estado.

El líder de la Fuerza del Pueblo es un consumado embaucador y así, como fue capaz de convertir al PLD en una corporación mafiosa, hará todo lo que le sea necesario para volver a ser decisivo en la vida política del país.

Suerte, que su techo electoral quedo reducido al 8.90 % de los votantes el pasado 5 de Julio, aun contando con el apoyo de otros partidos y, puede contar hoy con representación en el Senado y en la Cámara de Diputados, por los acuerdos con otras formaciones políticas y en especial con el PRM, de no haber sido así, su representación hoy fuera testimonial.

La Fuerza del Pueblo, ni tiene ideas nuevas, ni su liderato representa una esperanza para la solución de los grandes problemas, que tiene la República Dominicana. Ese congreso, que acaban de inaugurar, nada nuevo, ni bueno, puede alumbrar para la patria de Duarte, Luperón, Caamaño y Manolo. Por muy verde que sea el color de la bandera.