Ginebra, (Prensa Latina) La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre la rápida propagación de la Covid-19, tras registrase ayer la cifra récord de 180 mil nuevos contagios, para un total de casi 8,4 millones de casos.
«El  ritmo de la pandemia se está acelerando», advirtió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y agregó que «el mundo está entrando en una nueva y peligrosa fase de la pandemia de coronavirus».
De los 180 mil nuevos enfermos contabilizados, más de la mitad correspondieron a América, continente que con más de cuatro millones de personas positivas se mantiene como el más afectado del orbe.
De acuerdo con las cifras oficiales de la OMS, Estados Unidos continúa como el país con más casos y fallecidos, con 2,1 millones de enfermos y más de 181 mil decesos.
Luego se ubica Brasil, que está a punto de alcanzar el millón de contagios y convertirse en el segundo estado del mundo en superar ese umbral, al tiempo que reporta más de 46 mil muertes.
Al referirse a la compleja situación mundial, el jefe de la OMS, sostuvo que «el virus se está propagando de manera veloz, todavía es mortalmente peligroso y la mayoría de las personas sigue siendo vulnerable».
En consecuencia, insistió en la necesidad de ser cautelosos a la hora de aplicar las medidas de desconfinamiento y reactivación de la economía, un proceso que ya está en marcha en numerosos países.
Por otro lado, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó este viernes que la pandemia de Covid-19 trastorna el mundo del trabajo y ya se perdieron cientos de millones de empleos debido a la actual crisis.
Al presentar su resumen de políticas sobre el impacto de la Covid-19 en el sector laboral, Guterres destacó cómo cada trabajador y cada negocio se encuentran afectado en estos momentos de pandemia.
Según indicó, se estima que quienes trabajan duro en la economía informal, a menudo sin derechos y sin protección social, sufrieron una disminución del 60 por ciento en las ganancias, solo en el primer mes de la crisis.
Las mujeres resultan especialmente afectadas: ellas laboran en muchos de los sectores más gravemente golpeados por la pandemia, y también llevan la mayor carga de aumentar los niveles de trabajo no remunerado de atención, recalcó el secretario general.
Asimismo, añadió, los jóvenes, las personas con discapacidad y muchos otros enfrentan enormes dificultades.
El desempleo masivo y la pérdida de ingresos debido a la expansión de la Covid-19 están erosionando aún más la cohesión social y desestabilizando a los países y regiones, advirtió.
ga/lmg