Inicio Mundo Herrera dice la pandemia encesta duro golpe a la aviación civil

Herrera dice la pandemia encesta duro golpe a la aviación civil

0

SANTO DOMINGO, RD. (Menoscal Reynoso).- Para el 31 de diciembre del año 2020 la aviación de República Dominicana esperaba cerrar con un total de 188,281 operaciones aéreas en el territorio dominicano, que incluía operaciones comerciales internacionales, privadas, militares, domésticas y de carga, lo que se traduciría en un aumento del 3 por ciento, y solo en operaciones comerciales internacionales se esperaban 56,374 al concluir este año.

Así se expresa Alejandro Herrera, el más alto funcionario del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), en su análisis de la próxima edición de la revista País Dominicano Temático, en donde explica que, tras la pandemia COVID-19 arribar en vuelo desconocido, las proyecciones presentan dos escenarios pocos agradables, en un primero, la restauración a un 30% de la actividad normal, con alrededor de 16,912 operaciones comerciales internacionales, y en un segundo, ya restablecido en un 60%, se podrían esperar alrededor de 33,824 operaciones.

Aunque atina en que, en cualquiera de los casos, se estará por debajo de las expectativas habituales, lo que afectará la cadena de valor del turismo, no sólo en lo que se refiere a pasajes aéreos, reservas de hoteles, renta de vehículos y consumo de productos agrícolas nativos; sino también en los negocios como bares, restaurantes, mercados, tiendas, discotecas y cines

Y lo explica con cifras contundentes: “Todos sabemos que en su lucha por contener la pandemia del Covid-19, la mayoría de los países del mundo -el 96%, para ser más preciso- cerraron sus fronteras aéreas a los vuelos comerciales, hecho que se tradujo en el más duro golpe infligido a una industria aérea consolidada como principal vía de interconexión y pilar fundamental de la economía global, que tan solo en el año 2018 transportó unos 4,400 millones de pasajeros, a través de unos 38 millones de vuelos por los distintos puntos de la geografía planetaria”.

Para Herrera, la aviación comercial se encaminaba por la ruta del pleno apogeo, con tendencia ascendente fácilmente medible en la capacidad de asientos disponibles y las proyecciones de demanda de pasajeros que, al finalizar el año 2020, esperaba aumentar sus ingresos en alrededor de 22 billones de dólares, en comparación con el año 2019.

Asegura que la actual crisis supera las provocadas por una enfermedad con impacto regional asiático, como la padecida en el año 2003 con el Síndrome Respiratorio Severo Agudo, conocida como el SARS; lo que ha cambiado negativamente el panorama actual de la aviación, con una caída en los ingresos de sus aerolíneas de 215 a 396 billones de dólares, muy por debajo del nivel de ingresos alcanzados en el año 2019.

“La reducción en la capacidad estimada de pasajeros va desde un 10% en el mes de febrero de 2020, principalmente en los países donde había más casos reportados, pasando por un 48% en el mes de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró pandemia, hasta llegar a la cifra sin precedentes de un 94% de disminución, un verdadero colapso, que de no ser por los auxilios y salvamentos económicos aplicados y por aplicar, por parte de los gobiernos e instituciones financieras, muchas de las más afamadas líneas aéreas del mundo estarían bajo la amenaza de desaparecer asfixiadas por la inevitable quiebra o bancarrota”, dice el funcionario.

El director del IDAC asegura que después de las miles de muertes que va dejando la pandemia por el mundo, el segundo eslabón más afectado por la crisis que ella genera es la economía, con un derrumbe global cuya magnitud exacta aún resulta inestimada, llevándose consigo a la aviación civil y comercial, con un sin igual parón aéreo de enorme significación.

De acuerdo con el experto, en enero de este año nadie imaginó que por primera vez en su poco más de un siglo de historia, la aviación civil y el transporte aéreo de pasajeros sufriría la más seria y difícil crisis registrada en sus anales.

Sin embargo, Alejandro Herrera considera que no todo está perdido, tras dar a conocer que los vuelos de carga no han sufrido igual suerte, permitiendo garantizar la cadena de suministros hacia y desde los distintos países, además de mantener un respiro de vida para la economía mundial.

Como siempre aparece el pero, el experto explica que con la capacidad de carga reducida en las aeronaves de pasajeros en un 19%, los ingresos provenientes de la carga aérea alcanzaron los 6.5 billones de dólares en el mes de marzo 2020, equivalente a una disminución de un 22%, comparado con el mismo período en años anteriores.

El director del órgano rector de la aviación comercial de República Dominicana asegura que en país caribeño se han tomado las medidas necesarias para garantizar la salud del personal aeronáutico, técnico y administrativo de la entidad que dirige, así como el apoyo de la aviación civil a la cadena de suministros, los vuelos médicos, humanitarios y de repatriación de ciudadanos.