Juan Carlos I, que en estos días está siendo señalado por haber cobrado supuestamente comisiones ilegales.

El presidente cree que la responsabilidad civil por los hechos que se relatan sobre Juan Carlos I debería recaer en primer lugar en él, pero “subsidiariamente, en la misma Casa Real”

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, ha dado instrucciones a su propia defensa para estudiar la presentación de una denuncia en contra el rey emérito Juan Carlos I, Corinna Larsen y todos aquellos que de una forma u otra hayan participado, ayudado, cooperado o encubierto las “prácticas corruptas en las que presuntamente habría estado involucrado”. Así lo ha anunciado la oficina del presidente este domingo, ante las noticias aparecidas estas últimas semanas sobre los negocios del anterior jefe del Estado, remarcando que la instrucción no se remite a los servicios jurídicos de la Generalitat sino a los abogados del jede del Ejecutivo.

Aunque desde el entorno del presidente admiten las “dificultades” de una denuncia de estas características, el jefe del Gobierno considera que “no se puede mirar hacia otro lado ante hechos tan graves” de los que presuntamente serían responsables el rey emérito”, pero que también afectarían a “un grupo relevante de personas” que no cuentan con inviolabilidad, según advierten.


El presidente admite las “dificultades” de una denuncia de estas características, pero considera que “no se puede mirar hacia otro lado


En este sentido, la instrucción del presidente consiste en determinar “la integridad de los hechos” que se atribuyen a don Juan Carlos, conocer “quién habría participado”, quién debería responder penalmente y “quién tiene que asumir la responsabilidad civil”.

Escandalizado por las noticias aparecidas en las que se habla de “ingentes cantidades de dinero” y del “largo período de tiempo” en que se habrían cometido los presuntos hechos, desde el gabinete de Torra creen que la responsabilidad civil debería recaer en primer lugar en los autores de los hechos, pero “subsidiariamente, en la misma Casa Real”, que “es una entidad con personalidad jurídica propia, con capacidad para obligarse y sin inviolabilidad”, recuerda.

De esta forma, el presidente vuelve a apuntar a la Monarquía por segunda vez esta semana, apenas dos días después de remitir una carta al jefe de la Casa Real en la que se quejaba por la próxima visita del Rey Felipe VI a Catalunya. Torra lamentaba que en el anuncio de la visita no se especificara qué zonas de Catalunya visitarán los Reyes y le advertía de que a él también le afectan las restricciones de movilidad decretadas el viernes por los rebrotes de coronavirus.