Inicio Opinión La elección de los nuevos jueces de la JCE

La elección de los nuevos jueces de la JCE

0

Julio Guzmán Acosta

El senado de la Republica Dominicana se apresta a elegir a los nuevos miembros que van a componer la Junta Central Electoral. Y esa elección viene precedida por un reclamo popular que pide que sus miembros sean profesionales capaces y que no tengan vínculos con ningún partido, sector o grupo empresarial.

En los últimos 20 años, quienes han formado parte del tribunal electoral, lo han hecho respondiendo a cuotas de partidos. Las principales formaciones políticas se han repartido el órgano electoral con arreglo a la supremacía que en cada momento han tenido los partidos.

Cuando el control del ejecutivo y la mayoría del senado la ha tenido un partido, este ha dispuesto el color de los miembros del pleno de la JCE. En un momento ha sido el PRD y en otro ha sido el PLD. Este ultimo ha decidido en los últimos 16 años.

Se habla de consenso, pero no habido en estos años consenso alguno. Quien ha ganado las elecciones ha tenido mayoría en ese órgano y los demás partidos, se han limitado a ocupar un lugar, sin apenas tener poder de decisión, y solo han dispuesto de un lugar privilegiado para nombrar en la Junta a sus compañeros u allegados.

Y lógico, así ha ido el tema electoral y las demás atribuciones de la JCE. Todo un desastre, que ha devenido en una imagen sin credibilidad alguna.

Ahora que se abre un nuevo momento político con la elección de Luis Abinader, se hace necesario elegir para las instituciones a gente que tenga capacidad técnica, solvencia moral y que no responda a partidos, ni a bloque empresarial alguno.

Nuestro país esta lleno de gente honesta, capaz en términos técnicos, de preparación académica e intelectual y que se han labrado una imagen de seriedad, pulcritud y contraria a la vulneración de las leyes y la ética profesional. Profesionales que defienden los intereses del país, que no se han corrompido y que no se dejan manipular por el poder o los partidos.

La Junta Central Electoral es la entidad responsable de velar por el buen desarrollo de los certámenes electorales y sus miembros deben estar al margen de los partidos. Ahora vivimos un momento especial y ese momento debemos refrendarlo con acciones inequívocas que fortalezcan la institucionalidad democrática y cierren las puertas a las noches oscuras de las componendas.

El senado de la republica debe ser el primero en interpretar el momento que vive el país y elegir a personas capaces, con solvencia moral y sin vinculación con partido alguno. El consenso debe ser ese, que se elijan personas capaces, con una vida publica intachable y sin vínculos orgánicos con partido alguno o con sectores empresariales.

Desde ya hay personas que se han presentado como candidatos que no reúnen ese perfil. Julio Cesar Castaño Guzmán, con su pésima gestión se descarta por sí mismo, aunque aspire a su reelección. Y cualquier otro candidato al que se le conozca su militancia partidaria o que responda a algún grupo económico o empresarial.

El senado tiene la palabra y el pueblo estará muy vigilante. Los escenarios de las luchas anteriores al desplazamiento del PLD están lustrados para futuras jornadas. Y ya el pueblo demostró que sabe acudir a sus gloriosas citas. ¡¡No le provoquen!!