Gente caminando en Leicester square, en el centro de Londres.

La cuarentena reimpuesta por Boris Johnson en el país, deja sin viajar a España a muchas personas que hace meses que no pueden reunirse con sus familiares

Julio Guzmán Acosta/Londres.- Mucho malestar  ha creado en la comunidad dominicana y latina en Reino Unido, la decisión del gobierno británico de excluir a España de la lista de países con los que mantiene abiertos puentes aéreos y ordenarle a quienes arriben a UK desde la península, Canarias o Baleares, estar 14 días en cuarentena, para evitar la propagación del Covid-19.

“Después de tener más de tres meses confinado en nuestras casas y de volver a la actividad normal, tenía previsto coger 15 días de vacaciones para ir a ver a mi mujer y a mis hijos que viven en España y ahora no puedo ir”, dice Esteban, angustiado por la decisión.

En Reino Unido viven miles de inmigrantes latinos que vinieron desde España con la crisis de 2008 y que siguen teniendo parte de su familia en Madrid u otras ciudades españolas.

“Ahora no me puedo ir a ver a mis familiares, porque solo tengo 15 días de vacaciones y con la situación que hay ahora de trabajo, que nadie está seguro en su puesto de trabajo, no puedo irme y de regreso estar 14 días confinado, mi empresa no me va a esperar”, dijo Eduardo Figueroa, un dominicano que trabaja de cocinero en un restaurante en Londres y que tiene parte de su familia en Alicante.

En similares términos se refirió Ángel Quiñones sobre la decisión del Gobierno de Boris Johnson. “Vaya Gobierno inútil, ponen la cuarentena, la quitan y la vuelven a poner y así con casi todo lo que han decidido,  en relación a la pandemia, no se aclaran y así le ha ido en UK con el Covid-19”. Ángel Quiñones, es ecuatoriano, residió en Madrid por más de 15 años y ya lleva 4 años residiendo en Londres, donde trabaja en una empresa de limpiezas.

 El sector de las empresas de transporte aereo tambien critican la medida

Pero no solo los inmigrantes dominicanos, latinoamericanos y españoles han criticado la resolución del ejecutivo británico. Así desde Airlines UK, el gremio que agrupa a las aerolíneas británicas, no dudaron en calificar a la reimposición de la cuarentena para los viajeros provenientes de España como un «gran golpe» contra la recuperación del sector de la aviación comercial y la lanzaron una contrapropuesta a las autoridades.

«Respaldamos la idea de las pruebas a la llegada o antes de que el viajero parta. Creemos que las pruebas podrían permitir que las personas que vengan de países donde hay un rebrote regresen sin la necesidad de la cuarentena», declaró a los medios de comunicación, Rob Griggs, director de Relaciones Públicas de la asociación.

Antes de la pandemia la aviación civil británica era la tercera más grande del mundo, tras la de Estados Unidos y China; facturando unos 5.200 millones de libras  al año y generando 200 mil puestos de trabajo directos e indirectos.

La oposicion tambien cuestionan la medida adoptada

Desde el Partido Laborista también cuestionaron al Gobierno, pero no por la decisión en sí, sino por la manera y los tiempos en la que la puso en marcha. «Entiendo por qué han tomado la decisión, pero, por supuesto, la forma en que se ha hecho es francamente caótica», declaró también a la televisión el diputado opositor Jonathan Ashworth, quien acusó a las autoridades de dejar a los turistas británicos «confundidos y estresados», en especial porque ningún funcionario ha aclarado si los empleadores deben permitirle a los trabajadores que están de vacaciones en España o a aquellos que piensen viajar en los próximos días y semanas, pasar las dos semanas aislados a su vuelta, sin que esto ponga en riesgo su empleo.

Entretanto, desde el Gobierno rechazaron las críticas. «Tomamos la decisión lo más rápido que pudimos y no vamos a disculparnos por hacerlo. Debemos ser capaces de tomar medidas rápidas y decisivas, particularmente en relación con rebrotes locales o internacionales», afirmó el ministro de Exteriores, Dominic Raab, en una entrevista en la cadena privada Sky.  Tras admitir que las vacaciones de verano de este año están en duda, el funcionario advirtió que las acciones gubernamentales buscan ahorrarle al Reino Unido una segunda ola y un nuevo confinamiento.