Inicio Inmigración Persiste en Italia polémica sobre mecanismo europeo

Persiste en Italia polémica sobre mecanismo europeo

0

Por Frank González

Roma. Mientras en la Unión Europea se discute sobre la creación del fondo de asistencia financiera para enfrentar las secuelas de la Covid-19, resurge en Italia la polémica sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).
Creado en 2012 con fondos aportados por los 19 países del área euro como mecanismo intergubernamental de apoyo a cualquiera de ellos en situaciones de crisis severas,  mediante préstamos y líneas de crédito a cambio del cumplimiento de ciertas condiciones.
Sobre la conveniencia de utilizar las posibilidades ofrecidas por ese instrumento se debate en Italia desde su establecimiento, con fuertes cuestionamientos de sus detractores quienes consideran que los condicionamientos lesionan la soberanía y el interés nacional en general.
El tema cobró auge a finales de 2019 en vísperas de la reforma del mecanismo duramente criticada por los principales partidos de la oposición de derecha como la Liga, Hermanos de Italia y Fuerza Italia, aunque también por integrantes de la coalición de gobierno como el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y Libres e Iguales.
Debido a las discrepancias en las filas de la alianza gubernamental, fue necesario adoptar una posición unitaria con participación también del Partido Democrático (PD) e Italia Viva, con vistas a las tratativas las cuales fueron finalmente pospuestas para este año.
La controversia resurgió, a raíz de la aprobación por Consejo Europeo de un paquete de medidas en respuesta a la crisis generada por la Covid-19, entre ellas el establecimiento de un mecanismo especial de préstamos blandos en el marco del MEDE respaldado por un monto de 240 mil millones de euros.
El país interesado podrá contar con recursos financieros equivalentes hasta el dos por ciento de su Producto Interno Bruto al cierre de 2019, con la única condición de «usar esa línea de crédito para apoyar el financiamiento local de costos directos e indirectos relacionados con la salud, cura y prevención de la Covid-19».
Para Italia eso significa contar con la posibilidad de obtener préstamos por un monto de hasta unos 36 mil millones de euros.
Como ocurrió antes, a favor de recurrir al MEDE están el PD e Italia Viva, apoyados en esta ocasión por Fuerza Italia y en contra la Liga, Hermanos de Italia y el M5E el cual insiste en que cualquier acuerdo con el mecanismo intergubernamental implicará más endeudamiento y condiciones inaceptables.
En un reciente artículo publicado en el diario Corriere della Sera, el secretario del PD, Nicola Zingaretti, llamó a tener la «valentía, visión y concreción para sacar la discusión sobre el MEDE de la actual confrontación anclada en el pasado y concentrarla en las oportunidades y las cosas posibles de hacer por el bien común».
El MEDE, dijo, fue criticado y combatido por muchos, pero ahora es un instrumento financiero totalmente diferente del anterior y pidió dejarle a la derecha «la danza inmóvil de las palabras, consignas, (y) astucias».
El Movimiento respalda, en cambio, la posición mantenida hasta ahora por el primer ministro, Giuseppe Conte, quien desde el inicio de la emergencia abogó por la creación de un fondo de asistencia financiera muy parecido al que actualmente se negocia en la UE.
En un artículo publicado en su sitio web, el M5E subraya que en el nuevo mecanismo fueron eliminados los condicionamientos de acceso a los préstamos, pero no en los pagos y se refirió lo expresado por el Eurogrupo en la propuesta sometida a consideración de los jefes de estado o de gobierno.
Ante la ausencia de univocidad en la coalición de gobierno, el primer ministro, Giuseppe Conte, expresó desde semanas que la decisión final corresponderá al parlamento.
Aunque, como es lógico, habrá que esperar la conclusión de las negociaciones sobre el fondo regional de asistencia financiera en el cual Italia aspira a ser la principal beneficiaria, como propuso la Comisión Europea, con 81,8 miles de millones de euros en subsidios y 90,9 miles de millones en préstamos.(Prensa Latina)