Inicio Mundo Regreso a clases en Francia, la polémica domina el ambiente

Regreso a clases en Francia, la polémica domina el ambiente

0

Por Waldo Mendiluza

París, (PL) El lunes retornará a Francia la asistencia obligatoria a clases en los niveles de enseñanza primario y secundario, después de tres meses marcados por el impacto de la Covid-19, una decisión que genera polémica social.
En su discurso a la nación el pasado domingo, el presidente Emmanuel Macron anunció que el 22 de junio los círculos infantiles, las escuelas y los colegios deberán acoger a todos los alumnos, «de manera obligatoria y según las reglas normales de presencia».
A partir de la intervención del mandatario, el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, informó cambios en los protocolos creados para el regreso a las aulas el 11 de mayo, cuando en el comienzo del desconfinamiento, en algunas partes del país reabrieron centros docentes, pero con un número reducido de estudiantes.
Entre las modificaciones están el paso de un sistema de cuatro metros cuadrados como espacio para cada alumno al de un metro lateral entre ellos, en aras de recibir a todos los educandos, y la posibilidad de jugar en el patio para los niños de un mismo grupo, prohibida hasta ahora.
«Nuestro objetivo es que la mayor cantidad de alumnos vuelva a clases», dijo Blanquer, en medio de los progresos en la lucha contra la pandemia y de las alertas de que el coronavirus SARS-CoV-2 sigue circulando.
De acuerdo con el gobierno, no se trata de imponer a los padres que asuman riesgos, por lo cual los niños podrán quedar en casa si tienen problemas de salud o si existen personas vulnerables en su entorno, previo certificado médico.
El temor a una segunda ola de contagios por la Covid-19 y la cercanía de las vacaciones, ya que solo restarían dos semanas de clases, generan dudas en no pocos ciudadanos, según declaraciones públicas y un reciente sondeo.
Una encuesta de Odoxa-Dentsu Consulting, publicada el jueves por el diario Le Figaro y la cadena Franceinfo, reveló que alrededor del 60 por ciento de los franceses rechaza el retorno obligatorio a las escuelas y los colegios.
Para el 56 por ciento de los entrevistados, se trata de una mala decisión, criterio que subió al 59 por ciento en los casos de padres, pesquisa en la que participaron mil personas.
Las explicaciones de las medidas sanitarias en los centros docentes no parecen calmar a una parte importante de la población, desde la cual hay voces que acusan al ejecutivo de ceder a las presiones económicas.
Por su parte, sindicatos de profesores y alcaldes advirtieron que las necesarias normas de distanciación social, fijadas para frenar la diseminación de la Covid-19, no podrán cumplirse.
Resulta importante que regrese la escuela a la República, pero son muchas las dudas, subrayó la co-secretaria general y vocera del sindicato SNUipp-FSU, Francette Popineau.