Roma, (PL) A pesar de la flexibilización de las medidas para contener la Covid-19, el consumo en Italia disminuyó 29,4 por ciento en mayo de este año respecto a igual mes de 2019, indicó hoy Confcommercio.
Según un análisis de la coyuntura económica nacional realizado por esa organización empresarial, fueron pocos los segmentos que registraron resultados positivos en mayo, entre ellos la alimentación doméstica, comunicaciones y energía, los cuales mostraron cotas superiores a las de 2019.
Para muchos otros, apuntó el informe, la recuperación no es sólo modesta sino que está plagada de interrogantes de cara al futuro próximo como «la demanda de automóviles, el consumo en bares y restaurantes, transportes y  todas las áreas vinculadas al turismo y a las actividades de entretenimiento y relaciones».
En la velocidad de la recuperación y su consolidación se juega el futuro del país, afirmó Confcommercio en la presentación de los resultados del estudio y advirtió que no se deben ignorar los peligros ligados al inicio de un posible cortocircuito depresivo».
Por otra parte, la entidad empresarial afirmó que en mayo se observaron señales evidentes de reanimación de la economía del país, confirmadas en lo que va de junio, aunque con un ritmo aún insatisfactorio.
En ese sentido, señaló que en los primeros días de este mes aumentó 9,6 por ciento la circulación de vehículos pesados en las carreteras italianas en comparación con el mes anterior, en tanto creció 5,4 por ciento la distribución de energía a través de las redes.
Asimismo, precisó, se estima un incremento de 10,4 por ciento del Producto Interno Bruto en mayo seguido por 4,7 en junio, aunque en el segundo trimestre se sentirá aún con fuerza el impacto de la pandemia con una contracción coyuntural de 17,4 por ciento y 21,9 sobre base anual.