Madrid, 19 jul (P L).- España rindió hoy un sentido homenaje a las más de 28 mil 400 víctimas mortales ocasionadas por el coronavirus SARS-Cov-2 en este país europeo, entre los más golpeados del mundo por la pandemia.
La ceremonia de Estado fue el marco propicio también para rendir tributo a los trabajadores que desde marzo arriesgaron sus vidas en primera línea en el enfrentamiento a la Covid-19 -enfermedad causada por el letal virus-, en especial a los profesionales sanitarios.
En su discurso, el rey Felipe VI destacó que España dio una lección de inmenso valor y de espíritu de superación durante los momentos más duros de la epidemia, y pidió actuar unidos, desde el respeto y el entendimiento, para poder mirar el futuro con confianza y esperanza.
«Hoy es un día que conservaremos en nuestra memoria, que quedará grabado en nuestros corazones, porque hoy rendimos homenaje con todo respeto y la mayor solemnidad del Estado a los ciudadanos que han perdido su vida como consecuencia de la pandemia», expresó.
El monarca hizo ese llamamiento en la plaza de la Almería del Palacio Real de Madrid, en el que aseguró a los familiares de los fallecidos que no están solos en su dolor.
«Es un dolor que compartimos. Su duelo es el nuestro, que aquí se hace presente ante todos los españoles. Dolor y duelo en los que también todos nos reconocemos», subrayó el también jefe del Estado.

Admitió que el homenaje no puede reparar la tristeza de los que perdieron a un ser querido, pero les garantizó que permanecerán en el recuerdo y la ciudadanía nunca los olvidará.
Las palabras de Felipe VI cerraron el emotivo acto, en el que intervinieron también el hermano de una víctima de la Covid-19 en representación de los fallecidos, y una enfermera, en nombre de los colectivos que luchan contra la enfermedad.
Los asistentes rodearon un pebetero con una llama en memoria de las víctimas, que estuvieron presentes también en las rosas blancas que se depositaron junto a él.
Acompañaron al Rey el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su gabinete en pleno, y representantes de todos los poderes del Estado.
También acudieron al homenaje el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus; el secretario general de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili, y el de la OTAN, Jens Stoltenberg.
A ellos se sumaron los máximos responsables de la Unión Europea: el titular del Consejo Europeo, Charles Michel; la de la Comisión, Ursula von der Leyen; el de la Eurocámara, David Sassoli; y el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell.
El Gobierno de España decretó el 26 de mayo último 10 días de luto oficial en homenaje a los muertos por la Covid-19, y anticipó que cuando la pandemia estuviera controlada haría esta ceremonia de Estado.
Casi un mes después de haber desconfinado totalmente a su población tras controlar la epidemia, España experimenta un aumento de nuevos casos y mantiene más de un centenar de brotes activos de coronavirus en varias regiones del país.